Published On: Vie, Oct 16th, 2015

¡Qué bonito que juega Perú que pierde como casi siempre!

paulcolumna(Paul Monzón).- Hace casi una semana me encontraba en el municipio de Tabernas, Almería, disfrutando del Almería Western Film Festival, cuando un compatriota (no diré su nombre porque no sé si le molestara que le mencione) andaba como loco por ver el partido de la selección peruana contra Colombia. A mi me la “refanfinflaba” (me importaba un carajo), como en jerga dicen por aquí, porque yo buscaba disfrutar de unos días mágicos en esta localidad cuna del “Spaguetti-western” que ver el partido cuyo resultado final le pronostiqué al colega.

Pero aún así le hice caso y junto con otro compatriota fuimos de bar en bar buscando alguno en el cual emitieran el bendito partido. Entramos en dos y nada de nada. No había manera. Y es así que nos dimos por vencidos y optamos por bebernos unos cubatas.

El resultado de ese partido fue: Colombia 2- Perú 0.


Hace un par de noches me encontraba escribiendo de madrugada y por curiosidad entré en internet y pude ver unos minutos del partido con Chile. Lo mismo: Perú a la lona. Los chilenos nos metieron cuatro goles…y a domicilio.

¿Qué ocurre?

Para aclarar a alguno que salte por ahí y diga que no soy un patriota, o un mal peruano, debo decir que lo que le falta a la selección es disciplina. Y la cosa viene de lejos.

Algunos jugadores que militan en clubes europeos llegan como endiosados a Perú y juegan “a medio gas”, y no porque sean malos, sino porque una vez que salen de Europa sienten como que están de vacaciones. Me explico: Allí no les permiten irse de juerga, o relajarse. Hay disciplina. Y la indisciplina se paga caro.

Pero los “extranjeros” llegan a Lima y hacen lo que les da la puta gana. Algunos montan sus fiestas; otros, como Jefferson Farfán, nada más llegar se va de parranda con “su nueva conquista” hasta las cinco de la madrugada.

El técnico de la selección, Ricardo Gareca, al ser cuestionado por estos desmanes, se lava las manos como Pilatos, y dice que no es asunto suyo, que la vida de los jugadores es privada y patatín y patatán.

Y es cierto. La vida de los jugadores es privada, pero si están convocados para unos partidos que son vitales para que Perú pueda ir al Mundial de Rusia 2018, pues habrá que sacrificarse y comportarse como debe ser.

PeruChile

Traer a los futbolistas cuesta dinero. Los hoteles cuestan dinero. Sus uniformes, gastos varios, etc, cuestan mucho dinero. Y todo eso no lo pagan los seleccionados. Y si encima existe la posibilidad de que ganen dinero por “primas” o recompensas por clasificarse, etc. entonces, con mayor razón para poner alma, corazón y vida.

¡Qué diferencia con otras disciplinas deportivas a las cuales el Estado peruano no apoya como debería ser pero que dan muchas alegrías a la afición peruana!

A la selección de fútbol se le brinda de todo, pero cuando hay que corresponder con resultados siempre hay un “pero”:» la culpa fue del árbitro», «nos expulsaron jugadores», «estábamos cansados», etc.

33 años sin ir a un Mundial

Perú no participa en un mundial de fútbol desde el año 1982, certamen realizado en España. O sea, 33 años fuera del gran torneo mundial.

Se pueden buscar una o mil excusas para justificar la derrota del combinado nacional, pero la respuesta es siempre la misma: disciplina…y podríamos añadir, compromiso. Y si me apuran: ACTITUD.

Cada uno es libre de alentar a quien le dé la gana. Yo hace mucho tiempo dejé de creer en personajes faltos de compromiso y disciplina (seguro que no todos, pero algunos sí). Quiero a mi país, Perú, pero no en estos señores a los cuales les pesa la camiseta nacional.

Lo que me duele es que la gente con pocos recursos compre ilusionada sus entradas –muy caras, por cierto- para luego ver en directo el esperpento de siempre. Yo no pienso ver ni un partido más (hace años que no lo hago), ni me gastaré ni un céntimo hasta que tenga la certeza de que todos, y digo TODOS, sientan la camiseta bicolor y luchen por ella con compromiso, disciplina y ganas de ganar, como si de ello dependiera sus vidas.

¡De vergüenza!

Sólo decir que me parece una vergüenza que los jugadores de la selección chilena tras el partido garabateen el camerino que les correspondió en el Estadio Nacional de Lima sacando pecho de que son “Campeones de América”. Es cierto que son los actuales campeones, pero también es cierto que lo consiguieron con malas artes y juego sucio. Lo vio todo el planeta. Si se sienten orgullosos de eso, es que carecen de valores. La Copa América celebrada en Chile fue asquerosa. Mejor quedarse calladitos.

Algo más…

Claudio Pizarro, con 36 años a cuestas, no le hace gol ni al arco iris. ¡Qué pasa! ¿No hay más jugadores en Perú que puedan ser convocados?

Y para terminar, espero y deseo que la cosa cambie para mejor, más que todo por el sufrido hincha que aún cree en la selección. ¡Arriba Perú!

About the Author

Leave a comment

You must be Logged in to post comment.