Published On: Dom, Ene 26th, 2014

Perú y Chile ante el histórico fallo de La Haya

jueceslahayaLa Corte Internacional de Justicia de las Naciones Unidas con sede en La Haya, Holanda, dictará sentencia la  próxima semana en el diferendo con Chile sobre el límite marítimo. La lectura de la sentencia a cargo del presidente de la Corte, el eslovaco Peter Tomka, se iniciará a las 9:00 hora peruana. La línea del límite marítimo es obligatoria a partir de ese instante y su ejecutoria inapelable e inmediata.

El Perú demandó a Chile ante la CIJ en 2008 por la manifiesta inequidad en el ejercicio de sus  derechos sobre las 200 millas marítimas que implica el paralelo geográfico que Chile aduce es el límite marítimo acordado en la Declaración de Santiago de 1952.

Las carátulas de CARETAS dan cuenta del tira y afloja del histórico proceso, desde Juan Miguel Bákula hasta la invocación a la serenidad de Miguel Grau.

La entrecortada lectura del comunicado del Consejo de Seguridad Nacional (Cosena) del ministro del Interior chileno, Andrés Chadwick, en La Moneda, subió un grado más la tensa expectativa en Perú y Chile al esperado fallo sobre el límite marítimo de la Corte Internacional de Justicia, el próximo lunes 27. “Me dejó muy tranquilo. Qué manera de transmitir seguridad”, tuiteó con flema británica un tal Fernando Pairo.

“Los miembros del Cosena expresaron la necesidad de que Chile, conforme a su conducta permanente de respeto al derecho internacional, cumpla y exija el cumplimiento del fallo de la Corte Internacional de Justicia de La Haya, así como su debida ejecución”, leyó agitado el titular del Interior chileno a golpe de mediodía del lunes último.

El Consejo de Seguridad reunió a las autoridades legislativas, judiciales y de las FF.AA. chilenas durante 2:40 horas, el lunes último. A la salida, el jefe del Ejército de Chile, Juan

Fuente – Alba, se abrió paso entre la prensa con un escueto: “La reunión es reservada, discúlpenme”. Esa misma tarde, el presidente Sebastián Piñera declaró sobre el histórico fallo que “Chile buscará avanzar en su ejecución, la cual necesariamente tendrá que ser gradual y acordada con Perú”.

¿Acordada con Perú? “Eso no es exacto. La ejecución de la sentencia no está condicionada a un acuerdo entre las partes”, precisó a CARETAS el excanciller Eduardo Ferrero y miembro de la delegación que representa al Perú ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ), con un pie en el avión rumbo a La Haya. Perú pidió a la Corte que dictamine si existe un tratado de límite marítimo con Chile que establece  el paralelo geográfico hasta las 200 millas, en 2008. Si la Corte define que la Declaración de Santiago de 1952 en efecto no es un tratado de límites, Perú ha peticionado a la Corte que fije la frontera marítima, en función a la línea de equidistancia, que conduce a una solución equitativa.

La línea de equidistancia puede variar en función a las circunstancias relevantes o pertinentes y el llamado test de proporcionalidad, en concordancia con el método de tres etapas de la jurisprudencia internacional.

El próximo lunes 27, la Corte zanjará toda incertidumbre al dictar las coordenadas geodésicas del límite marítimo, cuya aplicación es inmediata –e inapelable– a partir del momento que finaliza la lectura de la sentencia. Perú y Chile subrayan que acatarán el fallo sea cual sea. El nervio está en la implementación.

Las nuevas coordenadas –en caso de que la tesis peruana se imponga– obligarán a adecuar las

normas internas de ambos países a la nueva jurisprudencia, en la explotación de recursos naturales como la pesca, telecomunicaciones y tránsito naval y aéreo. “Es lógico pensar que hay cosas que se pueden hacer de inmediato para ajustarse al fallo y otras que van a demorar”, explicó el ex canciller José Antonio García Belaunde.

Pero el diablo puede estar en el detalle: el Punto Concordia, el punto final de la frontera terrestre entre Perú y Chile, y punto de inicio de la frontera marítima. “Perú y Chile han dejado clara constancia de que la Corte no puede pronunciarse sobre el límite terrestre porque quedó zanjado en el Tratado de 1929 y los trabajos de la Comisión Mixta Demarcadora de Límites de 1930”, recordó Ferrero.

Perú sostiene que la frontera terrestre termina en bajamar o Punto Concordia (paralelos), mientras Chile alega que el punto final lo establece el Hito 1 o mojón a unos pocos centenares de metros al norte.

Si la Corte no resuelve ese minúsculo pero significativo detalle, teóricamente el límite marítimo no podría ser trazado hasta que Perú y Chile definan la coordenada de origen del límite marítimo. Hay quienes temen que sería una invitación de postergar la ejecución del fallo hasta las calendas griegas. Sin embargo, se confía que la Corte definirá el origen del límite marítimo en uno de los dos puntos, sin que ello comprometa el límite terrestre.

La Corte Internacional de Justicia de las Naciones Unidas integrada por 16 magistrados de igual número de naciones, presidida por el jurista eslovaco Peter Tomka, despejará la incógnita en las próximas horas. CARETAS

About the Author

Leave a comment

You must be Logged in to post comment.