Published On: Vie, Sep 12th, 2014

Mea culpa

martinUno- Propongo que se anime la espera en las colas de los usuarios del Corredor Azul colocando pantallas en los paraderos en las que se repita una y otra vez el nuevo spot electoral que ha salido de los laboratorios de la chalina. En el anuncio televisivo, la izquierda caviar curva la realidad hasta extremos patafísicos. Resulta que la alcaldesa nos dice que todas las molestias que su incapacidad ha generado son «por nuestro bien» y que ahora sí será eficiente porque tiene «coraje, un nuevo equipo y un plan para Lima». Este spot demuestra esa gran enfermedad de nuestra izquierda: la inmadurez para la gestión, el infantilismo. Se parecen a esos niños que rompen jarrones en las salas y luego creen que haciendo pucheritos evadirán el castigo. Látigo electoral es lo que necesita la chalina. A ver si los eternos adolescentes de la caviarada local, en vez de cobrar consultorías etéreas, aprenden a implementar.

Dos

Elevar el gasto de Palacio de Gobierno no da el mensaje adecuado ni en el frente interno ni en el frente externo. La prudencia en el gasto tiene que moderar la ejecución de las políticas públicas; solo así mejorará la imagen del Ejecutivo. El primer paso para evitar el subsidio indiscriminado es simple: el Estado no puede seguir empleando recursos sin estrategia. Lo que funciona, tiene que ser potenciado. Y el lastre que genera corrupción (Qali Warma), postergado. Vienen las vacas gordas y se acaba el festín de Baltasar. Si un tecnócrata no aconseja en este sentido, es un falso valor.

Tres

La soberbia es la gran vencedora de esta elección municipal.

About the Author

Leave a comment

You must be Logged in to post comment.