Published On: Lun, May 2nd, 2016

Marcando la agenda

martinLa política es el arte de la estrategia y de la iniciativa. Un indicador fiable para conocer si estás o no en la línea correcta cuando participas en un proceso electoral consiste en saber si marcas o no la agenda de dicho proceso. Si en lugar de emitir mensajes claros o lanzar ataques estratégicos te dedicas a responder a los ataques o a los mensajes de tu contendor, te están marcando la agenda. Y si te marcan la agenda de manera continua, vas a perder las elecciones.

La política es el arte de la iniciativa. El político audaz es capaz de conjugar estrategia e iniciativa con un fin superior, cuidando el tiempo y navegando entre los claroscuros de una elección. Todo esto está ligado a una racionalidad, por supuesto; pero también se tiene que apelar a la intuición. El político genial es aquel que conjuga estrategia racional con intuición creadora. Además, el Perú —un país desordenado, un territorio sin plan—, se identifica con los liderazgos organizadores, con los liderazgos fuertes que inspiran seguridad y marcan claramente una agenda de cambio. Porque si hay algo que reclama el país de los inconformes es el cambio permanente, la novedad por la novedad, una reforma que de verdad transforme al país.

Los líderes nunca se dejan marcar la agenda. Los líderes generan la agenda, la presentan, la imponen al electorado, a sus contendores y a los medios de comunicación. En el Perú estamos acostumbrados a escoger el mal menor, al que motiva un poco más que la media, a pesar de considerarlo —en el fuero interno— un motivador mediocre. Escogemos dentro de lo que hay y, una vez hecha la elección, por pura frustración, con rabia y desdén, empezamos a exigirle al falso líder lo inalcanzable. Pero del árbol de la mediocridad es imposible obtener el fruto del bien común.

Por eso, un líder con ansia de reforma tiene que apelar a la razón y a la intuición, tiene que ser claro en sus propuestas y clarísimo en sus ataques. Se engaña el que piensa que una elección es una conferencia académica en la que se intercambian ponencias científicas ante un claustro especializado. Una elección es una competencia, y las competencias tienen reglas claras que conducen a la oposición. Por eso, oponerse al contendor, batirlo en el debate, liquidarlo en sus posiciones y confundirlo en sus errores no solo forma parte de una estrategia racional. ¡Es lo mínimo que se le pide al líder de un movimiento!

Solo si marcas la agenda electoral estás preparad@ para marcar la agenda de gobierno. Suaviter in modo, fortiter in re. Con suavidad en las formas, pero con firmeza en el fondo, los líderes que necesita el Perú tienen que superar la tibieza de nuestro ambiente acomodaticio y presentar batalla, marcar la agenda, pasar a la ofensiva, ordenar a sus cuadros y marchar a paso de vencedores. Porque si hay algo que detesta este pueblo desordenado, si hay algo que no soporta este país de indecisos y volátiles, es la indecisión de los que no comprenden que en política, la mejor defensa es el ataque.

About the Author

Leave a comment

You must be Logged in to post comment.