Published On: Jue, Sep 4th, 2014

Mano negra

martinUno.- La mano negra que intenta liquidar a Castañeda ha logrado que olvidemos, al menos en parte, el caos de la reforma del transporte que la chalina ha diseñado en los laboratorios de la incapacidad. La izquierda ha intentado presentar este último intento reformista como un hecho acabado, como el gran triunfo de la planificación villaranista. Pero Susana no es Potemkin y sus fachadas colapsan por lo que son: el atrezo de la ineficiencia. No pidamos peras al olmo. Los estrategas del susanismo no saben de transporte y los bachilleres difícilmente lograrán convertirse en gerentes de la noche a la mañana. En plena campaña, la chalina vuelve a dar una muestra de ignorancia atrevida. Pero este es el Perú y el pasaje gratis, aunque luego te lo cobren, siempre genera aprobación.

Dos

La estrategia del Gobierno que busca liquidar a García y sus aliados parece que no termina de cuajar. Judicializar la política siempre revierte contra el instigador. Politizar la judicatura no solo denota una entraña autoritaria, también es un signo claro de temor electoral. Los jueces, cuando evitan la presión, consolidan la independencia. Y Alan García sale fortalecido. Por ahora, sus enemigos conyugales vuelven a temblar de envidia e ira. La muerte del aprismo, tantas veces anunciada, continúa siendo una exageración.

Tres

Osterling mantuvo la compostura del abogado que hace política constructiva sin renunciar a la independencia. Descansa en paz, maestro.

About the Author

Leave a comment

You must be Logged in to post comment.