Published On: Dom, Mar 23rd, 2014

«Los inmigrantes que están en Melilla no han venido a hacerse ricos. Solo quieren vivir»

padre angel«Los inmigrantes que están en el CETI de Melilla tienen caras alegres, como si hubieran alcanzado la Tierra Prometida. No vienen a hacerse ricos, solo quieren vivir». Estas son las palabras del Padre Angel, presidente de Mensajeros de La Paz al terminar en Melilla la visita al centro donde están ingresados cerca de dos mil extranjeros, incluidos los llegados en las últimas oleadas del salto a la valla de la frontera con Marruecos.

El padre Angel, acompañado del director de las instalaciones, hizo un recorrido por el Centro de Estancia Temporal de Melilla (CETI) donde pudo comprobar las condiciones en las que viven estas personas, en su mayor parte jóvenes.

Tras quedar saturadas las estancias, Cruz Roja y el Ejército han habilitado tiendas campaña para proporcionarles cobijo . El padre Angel pudo comprobar las condiciones de estos alojamientos y hablar con algunos de los inmigrantes que le contaron sus duras experiencias hasta llegar a Melilla.

Una de las personas con las que habló fue una mujer de 21 años que llegó hace algún tiempo y que ahora espera el paso de su marido que sigue en Marruecos.

El padre Angel también visitó al obispo Ramón Buxarrais quien vive desde hace unos años en Melilla, con el que departió sobre la situación de los inmigrantes. Definió al obispo emérito de Málaga como un fiel discípulo del Papa Francisco. También se entrevistó con el vicepresidente de la Ciudad Autónoma de Melilla, Miguel Marín, con quien coincidió que la Unión Europea debe prestar apoyo para solucionar la situación que se produce en la actualidad en Ceuta y Melilla. El presidente de Mensajeros de la Paz  pidió una vez más a Marín que se quiten las concertinas de las vallas que no sirven para nada y que lo único que logran es que los inmigrantes lleguen al centro de estancia con el cuerpo acribillado a cuchilladas.

Como balance de su visita el Padre Angel señaló que se iba triste por ver el elevado número de personas que están en el centro, pero satisfecho al ver la cara de estos jóvenes que parece que han conseguido una gran meta. Así mismo destacó el esfuerzo que hacen el director y el personal del centro de acogida para que estas personas estén en las mejores condiciones posibles. «Les dan lo mejor de su trabajo», añadió.

El padre Angel insistió en que va a pedir cuantas veces pueda que se retiren esas cuchillas que atentan contra los derechos humanos. «Hemos visto decenas de jóvenes con heridas producidas por estos cuchillos que no impiden nada», añadió. Explicó que un haz de un helicóptero en la noche es más eficaz que esas navajas «y que no vengan con tonterías de que si las puso uno o las puso otro. !Que las quiten!. Se les tendría que caer la cara de vergüenza».

Por último, durante su estancia en Melilla, el sacerdote también visitó un centro de las Hermanas de María Inmaculada que trabajan en uno de los barrios musulmanes de Melilla prestando apoyo a niños y mujeres y que luchan por hacer la vida más fácil a los habitantes de esta zona castigada por la crisis económica.

Mensajeros de la Paz estará siempre al lado de cuantas iniciativas sirvan para mejorar la vida de estos hombres que sólo buscan unas dignas condiciones de vida.

 La ONG Mensajeros de la Paz, en sus más de 50 años de labor social y humanitaria, ha trabajado en numerosas iniciativas y proyectos de acogida, ayuda e inserción de inmigrantes, y en la defensa de los derechos humanos de aquellos que por cualquier motivo se ven obligados a abandonar su tierra en la legítima aspiración de buscar una mejor existencia para ellos o sus hijos, o de salvar su vida a causa de la pobreza, la guerra, o la persecución. Mensajeros de la Paz también atiende a desplazados y refugiados por desastres naturales y conflictos bélicos trabajando por mejorar sus condiciones de vida.

Más información en www.mensajerosdelapaz.com    

About the Author

Leave a comment

You must be Logged in to post comment.