Published On: Mar, Feb 25th, 2014

Libertad

martinDe muchas formas, los latinos estamos en deuda con Venezuela. Latinoamérica no se comprende sin Bolívar ni sin los venezolanos. El Libertador transformó nuestra política y su legado perdura por encima de las diferencias nacionales. El discurso bolivariano es el discurso fundacional de la unidad latina. Bolívar quiso morir como el hombre de la unidad, el paladín de la síntesis que se opone a la desintegración.

Si esta es la esencia del discurso bolivariano, fundamental para comprender lo que hoy llamamos Latinoamérica, entonces nada de lo que sucede en Venezuela puede ser ajeno a un latino. Venezuela nos duele porque forma parte de nosotros. Venezuela nos desgarra porque estamos unidos a ese gran país por el sueño postrero de Bolívar, esa gran utopía indicativa que llamamos «Libertad».

Es por eso que no debemos mantenernos callados ante la dictadura chavista que asola a un pueblo hermano. No debemos callar porque la unidad latinoamericana está en deuda con Bolívar y con todos los venezolanos. No debemos callar porque el chavismo se alimenta del silencio, crece con la afonía. No debemos callar porque las autocracias tropicales apelan a la soberanía cuando es conveniente a sus propósitos, pero no dudan en arrastrarla por los suelos cuando buscan exportar su modelo a punta de petrodólares. La libertad de Venezuela es la libertad de Latinoamérica. Nuestros hermanos, ahora mismo, son masacrados por el engendro chavista. Nosotros, los hijos de Bolívar, ¿lo vamos a permitir?

About the Author

Leave a comment

You must be Logged in to post comment.