Published On: Vie, Mar 14th, 2014

Hora de la unidad

martinDespués de mostrar su incapacidad política, el Chicago Boy Secada tiene que dar un paso al costado de la vida pública. Es preciso que Secada se retire para que reine la paz en el PPC. Lo ideal sería que su retiro fuera voluntario. Lo negativo, que proceda de la expulsión. Secada tiene que comprender que no basta con ser un tecnócrata-aprendiz de brujo para someter a un partido demócrata cristiano.

El socialcristianismo forma parte de una tradición política con sus propias ideas y programas de implementación. Despreciar la doctrina socialcristiana (mostrar una profunda ignorancia sobre el tema es una forma de desprecio) te inhabilita para militar en el PPC. Si alguien se siente más cercano al evangelio de Acemoglu, entonces lo mejor es que pida su incorporación a las huestes del PPkuy.

El PPC no puede descomponerse en luchas cainitas una vez que la manzana de la discordia ha sido devorada por su propia fatuidad. La unidad de los dos liderazgos y el sometimiento leal a la dirección del partido son las condiciones necesarias para que el PPC se transforme en el núcleo de un gran frente de centroderecha. Al parecer, a algunos liberales radicales infiltrados en el PPC les incomodan ciertos postulados programáticos de la DSI, y con tal de congraciarse con la izquierda caviar, abandonan el vino bueno del socialcristianismo para suplantarlo por el aguarrás caviar.

Olvidan, por tanto, los principios fundacionales del partido. Militan como zombis y merecen dar un paso a la izquierda, al sector tibio que solo busca la desintegración. La disyuntiva no es Lourdes o Castro. La elección que de verdad importa es la que nos obliga a escoger entre los principios y la degeneración.

About the Author

Leave a comment

You must be Logged in to post comment.