Published On: Sáb, Sep 19th, 2015

Embajador del Perú participa en ceremonia de entrega del “Honoris Causa” a Vargas Llosa

embajadorperuvargasllosaEl pasado viernes 18 de septiembre, el Embajador del Perú, Rafael Roncagliolo Orbegoso, participó en la solemne ceremonia en la que la Universidad de Salamanca otorgó el doctorado “honoris causa” al escritor peruano Mario Vargas Llosa.

En un abarrotado Paraninfo, Vargas Llosa ensalzó la enormemente utilidad de las obras literarias porque son “una fuente de insatisfacción permanente, crea ciudadanos descontentos, inconformes. Nos hace a veces más infelices, pero también nos hace muchísimo más libres”.

“No hay nada más entretenido que un poema o una gran novela, pero ese entretenimiento no es efímero.  Deja una marca secreta y profunda en la sensibilidad y en la imaginación”, apostilló el escritor hispanoperuano (adjuntamos discurso completo).

El rector de la Universidad de Salamanca consideró a Vargas Llosa como uno de los escasos privilegiados  escritores que no sólo crean su obra con el lenguaje, sino que “dan la sensación de estar creando el lenguaje con su obra” (adjuntamos discurso completo).

El rector de la Universidad de Salamanca consideró al escritor y Premio Nobel como uno de los escasos privilegiados escritores que “crea el lenguaje con su obra”

El escritor y Premio Nobel Mario Vargas Llosa ha realizado una encendida defensa de la literatura en su discurso de investidura como doctor honoris causa por la Universidad de Salamanca. A su juicio, y haciendo suyas las palabras de Sartre, la literatura “no es ni puede ser un mero entretenimiento”, sino que debe considerarse como “una forma de acción”, en la que las palabras son actos y, a través de ella, el escritor “influye en la vida de otros y en la historia”.

“No creo que la literatura sea una actividad sin consecuencias cuya única razón sea hacer pasar un buen rato a las personas. El entretenimiento está muy bien. No hay que sentirse desmoralizado si la literatura sólo sirve para entretener.  No obstante estoy convencido de que la literatura tiene efectos en la vida. Pero esos efectos no se pueden premeditar.  No hay manera de que el autor planifique lo que escribe para que su libro tenga determinadas consecuencias en la realidad”, subrayó el autor de “La ciudad y los perros” y “Conversación en la Catedral”.

About the Author

Leave a comment

You must be Logged in to post comment.