Published On: Dom, Feb 9th, 2014

El Padre Ángel aboga en Bruselas por un trato digno a los inmigrantes

PadreAngelEl padre Ángel, fundador y presidente de Mensajeros de La Paz, fue recibido ayer en la sede de la Comisión Europea por el director general de asuntos internos, Stefano Manservisi, que, en nombre de la UE, se solidarizó con la lucha del sacerdote español contra las cuchillas de las vallas de Ceuta y Melilla, y a favor de un trato digno a los inmigrantes.

«Vengo a mostrarle mi preocupación por el trato que reciben los inmigrantes en las fronteras de Ceuta y Melilla, como puede ver en las portadas de todos los periódicos», dijo el Padre Ángel, mientras mostraba al político los diarios españoles, tras agradecer la audiencia de la Comisión Europea.

El padre Ángel le explicó al director general sus peticiones concretas: «Le vengo a pedir dos cosas. Primero, que soliciten al Gobierno español que quite las cuchillas.  Porque, aunque sé que con eso no se resuelve el problema de la inmigración, me parece un gesto absolutamente justo y necesario.  Un gesto que vale más que un decreto”.

“En segundo lugar -continuó el sacerdote español-, que no se hagan leyes contra las personas. Porque lo que está pasando, aparte de ser una vergüenza como dice el Papa, nos duele en el alma. Es inaceptable disparar pelotas de goma contra los inmigrantes».

Por su parte, el director general de asuntos internos de la UE, Stefano Manservisi, en un perfecto español, comenzó mostrando su admiración «por el padre Ángel y por la labor de Mensajeros de la Paz». Tras lo cual, reconoció que «la emigración es una oportunidad» y un «fenómeno positivo”. 

De ahí que, a su juicio, «las cuchillas sean algo inútil e ineficaz, como tampoco es necesario que, para proteger las fronteras, se violen los derechos humanos». Más aún, «la represión en las fronteras no puede consistir en tratar a los emigrantes como animales».

Y Manservisi abundó en esa idea: «Las fronteras existen y hay que aplicar la ley, pero siempre de manera humanitaria y respetando los derechos humanos”. Y, para conseguirlo, propuso varias medidas. La primera, formar a la policía en la mentalidad equilibrada de que “su misión es hacer respetar la frontera, pero respetando los derechos humanos y teniendo muy claro que los inmigrantes no son criminales».

En segundo lugar, sensibilizar a la sociedad civil, para que no vea al inmigrante como un peligro y, consiguientemente, frenar la el rebrote de los partidos extremistas y xenófobos. Y en tercer lugar, teniendo en cuenta que “en el futuro de Europa todavía habrá más inmigrantes, porque los necesitamos, hay que buscar políticas y soluciones no sólo nacionales para el fenómeno migratorio”.

“Entonces -concluyo Manservisi-, podremos trabajar juntos para solucionar el problema de las fronteras. Porque tenemos dinero para hacer todo esto y dotar financieramente esas iniciativas».

De hecho, el político de la UE animó al padre Ángel a que presente una iniciativa a los diversos partidos políticos, antes de las elecciones europeas, para que definan en sus programas una política migratoria que proteja las fronteras, pero también los derechos humanos.

Tanto el padre Ángel como el director general de la UE coincidieron en señalar que «los muros y las barreras son ineficaces y, además, pueden ser mortales», como acaba de suceder en Ceuta.

El padre Ángel, gratamente sor prendido por el discurso del político europeo, reconoció su “valentía  al decir que los emigrantes no son criminales”, agradeció la audiencia y le recordó que, en Lampedusa, había visto llorar al propio presidente de la Comisión Europea, Durao Barroso, ante la tragedia allí vivida. “Cuando los políticos son sensibles a estos temas, nos animan a seguir trabajando”, concluyó el fundador de Mensajeros de la Paz. 

Tras la audiencia con las autoridades de la UE, el padre Ángel visitó la “misión católica” española en Bruselas, dirigida por el cura navarro Ángel Salinas y atendida por las Terciarias capuchinas del Padre Amigó.

La ONG Mensajeros de la Paz, en sus más de 50 años de labor social y humanitaria, ha trabajado en numerosas iniciativas y proyectos de ayuda e inserción de inmigrantes, y en la defensa de los derechos humanos de aquellos que por cualquier motivo se ven obligados a abandonar su tierra en la legítima aspiración de buscar una mejor existencia para ellos o sus hijos, o de salvar su vida a causa de la pobreza, la guerra, o la persecución. Mensajeros de la Paz también atiende a desplazados y refugiados por desastres naturales y conflictos bélicos trabajando por mejorar sus condiciones de vida.

About the Author

Leave a comment

You must be Logged in to post comment.