Published On: Sáb, Ene 24th, 2015

Perú/ El célebre chef Gastón Acurio cuenta cómo fue asaltado en Lima

gastonEl Comercio.- La inseguridad no perdona a nadie. Gastón Acurio, uno de los chefs más reconocidos del Perú, fue víctima de un asalto mientras hablaba con el famoso ‘ninja de los limones’ quien llegó desde Sullana a Lima.

El propio Gastón Acurio relata en su cuenta de Facebook lo que ocurrió. El chef se había enterado que uno de los sueños de Julio César Távara Siancas, quien se volvió famoso cuando un video en el que se le veía cortando limones a una velocidad sorprendente se volvió viral, era conocerlo y volverse un experto en cebiches.

SABORES ENCONTRADOS

(Gastón Acurio).- Ayer parecía que el día seria un gran día. Habia quedado por la mañana en encontrarme con el ninja de los limones. El Había venido a Lima desde su Sullana natal para vivir en carne propia la popularidad del vídeo en el que demuestra su magistral talento para cortar limones a toda velocidad y de paso había pedido conversar conmigo.

Conversando con nuestro equipo, leímos que había declarado que su sueño era dejar de cortar limones para convertirse en cebichero de carretilla propia. Y eso como saben es algo que nos toca particularmente. El ejemplo de éxito de ronald, ganador del programa cebiche con sentimiento en el que demuestra como se puede empezar cortando limones, luego tener una carretilla, ganar un concurso, tener una cebicheria y convertirse en exitoso empresario es una de las historias que mas nos emociona. Como ayudar a julio el ninja pensábamos?. No se dijo mas. Fuimos volando a buscar una carretilla, pero la mejor de todas. Una hermosa. Una joya en acero inoxidable, con vidrio curvo templado, con rueditas, con utensilios, vajilla, menaje, capital de trabajo, transporte para su sullana, todo para que empiece como ronald lo hizo y de ahí todo estaría en su cancha, su talento, su esfuerzo.


Lllegamos al lugar pactado y por supuesto el no sabia nada. Era una sorpresa. Conversamos mucho, reimos, compartimos y al final, cuando parecía una despedida, ronald y yo le dijimos que esa carreta y todo lo que contenía era suya y que podría empezar su sueño ya mismo.

Parecia que seria una hermosa mañana , pero no. No termino bien.

El buen sabor de esta historia, terminaría amargo.

Alli mismo, a plena luz del día, entre las risas y alegrías de todos, a nuestras espaldas y a cinco metros nuestro, en ese mismo instante, mientras todos celebrábamos la alegría de Julio, nuestra camioneta allí estacionada era asaltada por avezados sujetos sin que nos diéramos cuenta. Rompieron la luna en silencio y se llevaron absolutamente todo lo que encontraron. Recien nos dimos cuenta, al despedirnos y acercarnos al auto pero ya no había nadie.

Alli solo quedaban, los rastros del robo, algunos vidrios rotos y sobretodo silencio. El corto y agudo silencio de la impotencia, de lo inexplicable, de la impunidad, del sinsabor.

Feliz mente a julio no le robaron nada. Su sueño convertido en cebicheria rodante quedo intacto. Por ello preferimos no volver donde el a contarle lo sucedido y amargar el sabor de su historia además ronald ya tenía clientes que disfrutaban su cebiche. Al final sólo atinamos a seguir lo rutinario. Bloquear teléfonos, claves y demás y seguir para adelante sin molestarle el día a nadie.
Pasaron las horas, volvió la calma y con ella el buen silencio. El que te arranca sonrisas mirando el mar sin mirarlo. Imaginando la alegría, los sueños del buen julio el ninja. Dejando ir lo malo, guardando para siempre lo bueno.

 

About the Author

Leave a comment

You must be Logged in to post comment.