Published On: Sáb, Nov 16th, 2013

Bill de Blasio, el alcalde ‘progre’ de New York

alcaldeny

Su triunfo en la carrera a la alcaldía de Nueva York ha catapultado a Bill de Blasio a los medios de comunicación del mundo. Hoy sabemos que tiene una familia interracial, que su esposa fue una activista lesbiana y que quiere cerrar la brecha entre ricos y pobres en la ciudad que nunca duerme.

Quienes lo conocen dicen que Bill de Blasio, el alcalde electo de Nueva York, es un tipo afable que sabe conversar, pactar y resolver. Es además un hombre de origen obrero, que se hizo a sí mismo con estudio y esfuerzo, tuvo ideas de izquierda cuando joven y habla fluidamente el español. En la actualidad se desempeñaba como Defensor del Pueblo en la ciudad. Hasta enero pasado, cuando anunció su candidatura en la convención demócrata, era un personaje de bajo perfil en la política de su país. Pero su triunfo ha sido arrasador: ganó con el 73% del total de votos y obtuvo picos de hasta 80% en distritos como Brooklyn y Bronx. En su primer discurso afirmó que su gobierno será “progresista y competente”.

A decir de los analistas, en ese ascenso a uno de los cargos públicos más importantes de EEUU, su familia ha jugado papel clave. Su esposa Chirlane McGray, poeta y activista afroamericana que en los 70 declaró ser lesbiana, ha sido una acompañante y asesora omnipresente. De sus dos hijos –Chiara y Dante– el segundo se convirtió en ícono de la campaña por su melena afro.

Dante apareció en un spot en el que caminaba por las calles de Brooklyn yendo a estudiar a su colegio –que es público– y hablando en off acerca de la potestad que tiene la policía de NY para detener y cachear a quien considere sospechoso –usualmente ciudadanos negros o latinos–, una política instituida por el alcalde Michael Bloomberg. “(Bill de Blasio) es el único demócrata con agallas para oponerse a las políticas de Bloomberg”, decía el adolescente mirando a la cámara. Su Africa look fue un boom.

“Si bien De Blasio ha arrasado gracias a una apuesta abiertamente izquierdista, en una ciudad gobernada por ideas republicanas hace más de dos lustros, todos los analistas colocan el peinado de Dante, a medio camino entre el de Michael Jackson época “The Jackson Five” y el de otro Dante, el jugador del Bayern Munich, como una de sus grandes fortalezas electorales”, dijo hace unos días un diario europeo. El detalle, afirman, convenció a votantes de todas las clases sociales.

El joven Bill     

Bill de Blasio nació en Boston en mayo de 1961, en un hospital del Upper East Side, ubicado paradójicamente frente a Gracie Mansion, la residencia del alcalde de Nueva York. Él fue bautizado como Warren Wilhem junior. Su padre fue un veterano de guerra que perdió una pierna en la Segunda Guerra Mundial, se volvió alcohólico y se suicidó años después, cuando ya estaba separado de la madre de Bill. El político nunca intentó un acercamiento y adoptó el apellido de su madre.

Estudió en la Universidad de Nueva York e hizo un posgrado en estudios latinoamericanos por la Universidad de Columbia. Conoció a Chirlane McGray, su actual esposa, en el gabinete de prensa de la alcaldía de NY en 1991. Ella era cinco años mayor y, a despecho de su pasado gay, inició una relación con él que culminó en matrimonio. Su luna de miel fue en La Habana y, años después, Bill se convirtió en un estudioso “cercano a la causa sandinista desde la organización Quixote Center”, según un diario europeo.

Muchos le atribuyen ideas de izquierda. Él las define como una mezcla del New Deal de Roosevelt y de la Teología de la Liberación, la línea de la iglesia latinoamericana impulsada por el sacerdote peruano Gustavo Gutiérrez.

¿Qué plantea De Blasio para una ciudad de 8 millones de habitantes, 300 mil funcionarios y 70 mil millones de dólares de presupuesto? En su campaña dijo –tomando el título de una novela de Charles Dickens– que NY era la “historia de dos ciudades” porque las políticas de sus predecesores han dividido a la Gran Manzana en ricos y pobres. Hoy espera elevar los impuestos a la gente más acaudalada para financiar sus promesas de mejores guarderías y escuelas públicas. Según ha dicho, quiere hacer “una ciudad donde la prosperidad sea compartida y haya oportunidades para todos”.

También quiere lanzar una tarjeta de identificación para los neoyorkinos –incluidos los ilegales– y medidas que moderen los amplios poderes de actuación de la policía. De Blasio opina que la autoridad no debe atentar contra los derechos civiles y más bien postula que la policía debe trabajar con la población para “hacer vecindarios más fuertes”. Tiene en mente construir viviendas accesibles.

Ahora las expectativas de sus votantes más pobres están puestas en él. Para muchos su familia interracial se ha convertido en la viva imagen del espíritu multiétnico de Nueva York. (RM)

About the Author

Leave a comment

You must be Logged in to post comment.