Published On: Dom, Ago 7th, 2016

Cipriani, el cardenal peruano que asegura que las mujeres van provocando ser violadas

cardenalcipriani(Paul Monzón).- “Que haya abortos de niñas no es porque hayan abusado de las niñas, son muchas veces porque la mujer se pone como un escaparate provocando” Fueron las palabras de ni más ni menos que del mismísimo Cardenal del Perú Juan Luis Cipriani vertidas en un programa de radio.

A menos de una semana de celebrarse la marcha contra la violencia de género “Ni una menos”, las aberrantes declaraciones del cardenal han provocado indignación y rechazo general en el país andino. Bueno, sus acólitos, palmeros y alguno que otro político miedoso han salido en su defensa, como quien no se entera de lo que ocurre.

Era de esperar que otros políticos hayan rechazado las declaraciones del denostado cardenal, y una de ellas cobra gran relevancia, porque proviene de la Vicepresidente del país, Mercedes Araoz quien no se muerde la lengua:

“Una persona que toca, abusando de otra persona psicológicamente, físicamente, eso no es porque una mujer lo provocó.  Yo puedo usar una minifalda y nadie tiene derecho a tocarme. A eso no hay derecho. Una mujer puede dedicarse a la prostitución y no quiere ser violada, no puede ser violada. Nadie tiene derecho a afectar nuestra dignidad. Y no lo provocamos las mujeres”.

También la Ministra de la Mujer, Ana María Romero, se sumó al rechazo general:

“El único escaparate es de la vergüenza, el de la humillación, el de la violación. NO hay otro escaparate que yo conozca donde están ellas”.

Aante la avalancha de críticas e indignación, el cardenal emitió un comunicado en el cual asevera de que “Se malinterpretaron sus palabras”, aunque admitió que su frase lapidaria fue desafortunada.  Cipriani cree que los peruanos son imbéciles y se van a tragar su embuste.

Estos carcamanes, que viven a sus anchas de los feligreses y del Estado, de cuando en cuando sueltan alguna lágrima cuando hablan del hambre en el mundo (necesidad que por supuesto no sufren) y tras la homilía dominical se ponen ciegos de vino y filetes. Total, todo les cae del cielo.

No me imagino al cardenal por la Gran Vía de Madrid, ahora que hace un calor asfixiante y las chavalas van con pantalones cortos y tops, creerá que todas están pidiendo a gritos ser violadas. O si se da un salto por la isla de Ibiza, ya ni lo cuento…

 

About the Author

Leave a comment

You must be Logged in to post comment.