Published On: Lun, Ene 26th, 2015

Así no va. Así no vamos

eduardoItalia está conmovida. 50 mil personas marcharon por las calles de Milán, 70 mil lo hicieron en Turín, 50 mil en Nápoles y 15 mil en Palermo, además de otras 54 manifestaciones y de una huelga general para exigir al gobierno que canbie una política económica destinada entre otras cosas a lo que ellos llaman “esclavizar” a los jóvenes.
Incluso el Papa Francisco confernció con el jefe de gobierno de ese país,  y la conversación, según informa El Vaticano, estuvo centrada en el actual contexto marcado por dificultades persistentes de naturaleza económica y social, “que tienen consecuencias negativas en el empleo juvenil».
La justificación de esas medidas de acuerdo con el Ejecutivo es la de proteger el futuro de los jóvenes contra las secuelas de la nefasta crisis económica que parece estar demoliendo este país dessde hace una década.
Sentado en una banca de la estación de trenes de Florencia, una voz de los parlantes me anunció el último fin de semana que el servicio había sido suspendido.
Por cierto que me sentí muy mal, pero los informes triunfalistas sobre la marcha de la economía peruana  me tranquilizaron sobre lo que podría ocurrir allá. El actual gobierno del señor Ollanta Humala suele dar cifras extraordinarias que, aparentemente, le dan la razón a la aplicación expeditiva de un modelo neoliberal muy agresivo.
Tanto ésta como las administraciones anteriores de García y Toledo han señalado que ese modelo supuestamente conducirá al país al Tercer Mundo. Quienes expresan su descontento son calificados de elementos antisistema, una definición sumamente peligrosa porque podría acarrear el epíteto de terroristas, una clase de peruanos que no tiene derecho a exigir juicios justos y cuya supuesta comisión de ese delito acarrea largas condenas carcelarias.
Máa todavía, el gobierno actual –siguiendo la línea de los anteriores- ha liberado de cualquier culpalas acciones de los policías y militares que producen muertos y heridos en la rprsión de las protestas popuares. Recientemente, un campesino erguido sobre el techo de su modesta vivienda sufrió la embestida de un centenar de  ejecutores de la ley. La bala certera de uno de ellos a 4 metros de distancia lo liquidó. Los demás cumplieron su trabajo enzañandose en el muerto y golpeando a su esposa e hijos.
Con medidas tan contundentes como esa (que se parecen mucho a las del funesto Fujimori) se podría creer que la presunta entrada del Perú al Primer Mundo se habría acelerado.
Sin embargo, el gobirno de Lima promulgò hace unos días una ley que no contempla el pago de la compensación por tiempo de servicios a los jóvenes entre los 18 y 24 años. Además, los excluye de las gratificaciones anuales, el seguro de vida y la bonificación por carga familiar.
O sea, en un país cuya economía se proclama boyante, van a aplicarse políticas que sólo por el descalabro del país se anuncian en Italia.¿En qué quedamos?

Por fin, el presidente ha declarado que la norma es para suplir la falta de experiencia de unos 263.000 jóvenes en el país. Esto resulta más difícil de entender. La norma va a engendrar despidos fáciles y la opción al recibir un sueldo de hambre de «tómalo o déjalo».Y, sin embargo, se dice que es para proteger a los jóvenes y para suplir su inexperiencia. ¿Dónde se les dará clases para que adquieran experiencia? ¿En las calles y pateando latas?
Los miles de italianos que marchan por todo este país y que lo paralizan tienen un lema:!Así no va! En el Perú, esa expresión tiene el mismo sentido:
!Así no va! !Así no vamos!

About the Author

Leave a comment

You must be Logged in to post comment.