Published On: Mar, Dic 17th, 2013

22 cosas que extrañas de RD cuando estás en el extranjero

TatianacolumnaCondé Nast Traveler publicaba un artículo con 22 cosas que echan de menos los españoles que viven fuera del país hace una semana. Yo he decidido hacer gala de mi vena chovinista y hacer uno igual, pero con República Dominicana. Supongo que la lista es extrapolable a cualquier país del mundo. ¡Empecemos!

1. El salami

Sí, poco importa que estés en España comiendo los mejores embutidos del mundo o en Francia con los mejores quesos, darías todo lo que no tienes por un mini de Induveca y te lo comerías de una sentada. ¿Dónde se ha visto que el embutido no se fría? De lo que esté hecho, no importa, te transporta inmediatamente a casa.

2. El patio

Cuando uno se va a una gran ciudad como Nueva York, Londres o París echa de menos poder sentarse en el patio (o en el balcón) a tomar el fresco o a mirar al que pasa. ¿Cuántas tardes te pasaste en tu niñez jugando en la marquesina de tu casa o después jugando dominó? Pero lo peor es no tener un sitio donde tender la ropa al aire libre y tener que ir al dichoso “laundry”.

3. Los salones

Cualquier mujer dominicana sabe que esta es la mayor prueba a la que se enfrenta cuando sale de nuestra mitad de isla. Te vas con el “salonaje”, pero pasan los días y hay que volver a peinarse. ¿Y ahora qué? Te das cuenta en ese instante de que tus días de gloria pasaron. Tienes dos opciones: comprarte un secador y una plancha para superar el trauma o gastar lo que no tienes para secarte a riesgo de que te dejen peor de como entraste. ¿Qué es lo primero que haces al pisar tierras dominicanas después? Correr a ver a tu querida peluquera.

 4. El sol

Una compañera dominicana se echa a reír cada vez que el profesor de portugués dice que Portugal tiene un clima “templado”. Lo mismo me pasa a mí cuando en España se dice que hace sol. No mencionemos Nueva York con su frio polar y su verano asfixiante. Contra el Caribe ninguna tiene nada que hacer. Prueba a irte a la playa en Costa de Caparica (Portugal) un 31 de diciembre con un vestido corto de tirantes y sandalias de tacón a ver cómo te las arreglas. Con 27 grados de temperatura media anual, nos quedamos con Dominicana, donde los abrigos son cardigans (rebecas).

5. El caldero

He tenido grandes momentos de desesperación al comprobar que es casi imposible hacer un buen arroz como en Dominicana sin un caldero de los nuestros. Si no te queda mojado o apastado, te queda seco. ¿Concón? En cualquier otra olla se te quema. Junto con el “maja-plátano” y el “exprime-limones”, lo considero como uno de los grandes instrumentos culinarios de la cocina dominicana.

6. Las picaderas

Te invitan a una fiesta de cumpleaños fuera de Dominicana y nada tiene que ver lo que te ponen para comer. No es mejor ni peor, es simplemente diferente. ¿Dónde están los kipes, los rollitos de jamón y queso, los sandwichitos o los taquitos de salami? Cuando llegan las navidades es peor, porque no aparece ni un solo pastelito.

7. Cerrar tu calle

¿Para qué alquilar un club cuando puedes montar la fiesta en la puerta de casa? Sacas un par de bocinas a la acera, atas unos globos en la verja, pones unos cuantos potes y cervezas y que cada vecino se traiga su silla. Se conversa y se baila esperando “el cocinaíto”. Intenta hacer esto en cualquier país europeo… con suerte solo te caerá una multa.

8. Echar agua

En RD cuando se limpia, se limpia bien. Se coge una manguera y se echa agua en las persianas, se lavan las paredes y se inunda la casa con música de fondo. ¿Filtraciones? ¿Moqueta? ¿Parquet? ¡Pendejadas!

9. Los motoconchos

Yo no soy una gran fan y me dan algo de miedo, pero bajar de la guagua y tener que hacer 15 o 20 minutos de paseito desde la entrada de tu urbanización hasta tu casa cargado/a es impensable. Suerte que tienes a un servicial motorista dispuesto a llevarte en 5 minutos.

Playa en Santo Domingo, RD. Diciembre 2011

 10. El servicio al cliente

¿Por qué según te alejas hacia el norte los dependientes van perdiendo la sonrisa? Les preguntas dónde quedan los probadores y ni levantan la cabeza para indicarte. ¡Hay de ti que pidas más azúcar a un camarero en París! Sí, en RD se toman su tiempo, pero por lo menos te dan los buenos días, da la impresión de que les gusta su trabajo y te tratan de usted.

 11. Contar con el vecino

Una vez que se sale de RD, uno extraña la vida en comunidad: ese vecino que te vigila a los niños un rato, que te da una bola a la universidad o que te trae un regalito cuando vuelve de los países. Una vez fuera, parecen fantasmas en el edificio y con suerte te saludan en las escaleras.

 12. El sazón

Un día te propones hacer un pollo guisado. Pollo hay en todas partes, piensas. Lo malo es que no encuentras verduritas, ni cilantro, ni orégano del de allá, ni sazón, ni salsa concentrada, a veces ni limón (lima) encuentras… especialmente si vives en Europa. La misión se convierte en un fracaso total.

 13. La fresalina

Cocoa de la marca que sea es sencillo encontrar fuera, pero encontrar fresalina o algo que se le parezca es casi una misión imposible. Hasta en Dominicana encontrar fresalina de marca “Fresalina” es una odisea. ¡Brindo por esos sabores de la infancia y por los azúcares!

14. No tener que guardar la ropa según la temporada

Uno no comprende eso de “ropa de verano” y “ropa de invierno” hasta que se va a los países. Uno no diferencia que hay hasta colores que se usan en una determinada época del año y no en otra. Así te ves guardando en maletas y metiendo en trasteros las bermudas, las sandalias, ese vestido blanco y los pareos para sacar abrigos, jerseys de cuello y guantes de lana. Una tarea calamitosa.

15. El “delivery”

Vas a preparar un café y no hay azúcar… ni café. ¿Agarras el carro para ir al supermercado, bajas con lluvia o frío a la tienda más cercana? ¡Ni hablar! Llamas al colmado más cercano y te traen todo lo que les pidas en 10 minutos. ¡Eso es vida!

 16. Las canciones como burla y protesta

Solo en Dominicana se puede bailar al son de letras como: “do’ piña’ con moña’”, “a nadie le importa que piensa usted, será porque aquí no hablamos inglés”, “ese tipo e’ feo” o “aquí el rico y el pobre bailan en la misma fiesta, mientras el rico trabaja, el pobre duerme la siesta”. No solo el merengue social se extraña fuera, sino también cualquier tipo de música que se baile en pareja.

 17. El sancocho

La comida de cuchara es mi preferida y el sancocho es mi plato predilecto. Mientras más carnes y víveres tenga, mejor. Pero muchas veces estando fuera encontrar los ingredientes es difícil o caro. Ponerse a buscar ñames o guineítos en algunas ciudades resulta tedioso y los fruteros no tienen ni idea de lo que hablas.

 18. La Presidente

No he querido poner “cerveza” en el encabezado porque para muchos la Presidente no es una simple cerveza. Algunos casi lloran al ver al famoso asesino de la serie ‘Dexter’ tomándose una en repetidas ocasiones. Al punto de congelación, ¡ñam!

 19. Las habichuelas con dulce

Lo que un dominicano quiere en Semana Santa son unas habichuelas con dulce de toda la vida, con sus galleticas y todo. O en su defecto, un chacá. Conozco a alguna que manda a buscar las batatas o el maíz a RD para prepararlos. El pan perdu… que se pierda.

20. El yanikeke

Un long-play en la playa con mucho “cachú” y sal acompañado de una aguita de coco en una sombrita. ¡Sí, porque en nuestras playas, aparte de arena blanca, hay matas y gente que cocina!

 21. El chimi-churri

El chimi-churri en RD es lo que el kebab en Europa, pero más bueno. De pierna, con el repollo pasado a la plancha y cualquier bebida gaseosa para comértelo. Producto 100% dominicano.

 22. El hielo

Un conocido dominicano preguntaba por qué se servían las bebidas en Madrid con 3 o 4 hielos en un vaso de tubo. El pobre extrañaba el vaso foam hasta arriba de hielo. En España al menos te ponen, porque según sales a otros países vecinos te sirven cualquier Coca-Cola a temperatura ambiente y se quedan tan tranquilos. En un país donde además se bebe “frío-frío”, el hielo es esencial.

Por cierto, lo que echo de menos de España ahora que estoy fuera de la lista de Condé Nast Traveler son las persianas y los teclados de ordenador/computadora españoles, teclados que echo en falta hasta en RD. VER MÁS EN VIVIR MEJOR QUE EN FACEBOOK

 

Sancocho dominicano hecho en Madrid. Todo, excepto plátanos y carne,
fue traído de RD. Enero 2012

About the Author

Leave a comment

You must be Logged in to post comment.